Uso de cookies en las páginas web del Ayuntamiento de A Coruña

En las páginas web municipales utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o conocer como cambiar la configuración, en nuestra página de "Normas de uso".

CMIX

Nuestros cuerpos

Crecimiento y sexualidad

Crecimiento y sexualidad

La adolescencia, que comprende aproximadamente de los 12 a los 19 años, es, por definición, una etapa de transición que trae consigo tremendos cambios corporales: desarrollo de los pechos y primera regla en las chicas, los granos y el vello corporal en chicas y chicos, las primeras eyaculaciones en los chicos... ¡Y mucho más! Las hormonas, unas sustancias químicas producidas en el cerebro y en los órganos sexuales están detrás de todos esos cambios físicos. Evidentemente, esos cambios afectan a tu modo de sentirte y relacionarte, con tu propio cuerpo y con los demás.

Pero el desarrollo físico es sólo una parte de este proceso que es la adolescencia; el cambio también afecta a la forma de ser, a los intereses, al modo de relacionarse con los demás, etc. En esta etapa, a la vez que se produce el desarrollo físico, se madura intelectual y emocionalmente. Esto genera una sensación de libertad y de ganas de vivir nuevas experiencias, aunque también puede ser un periodo un tanto agitado.

La edad a la que se inician estos cambios, físicos y psíquicos, es muy variable, y depende de diversos factores (herencia, alimentación, clima, educación...).

Dentro de los cambios que trae la adolescencia está la maduración de los órganos sexuales y del proceso hormonal. Por ello, los procesos y respuestas sexuales adquieren un nuevo significado, y surgen muchas dudas e inquietudes acerca del propio cuerpo y sus reacciones. Posiblemente, estos cambios hayan dado pie a muchas conversaciones con tus colegas. Pero tal vez no te hayas parado a ver, a ser consciente de esos cambios y pensar sobre ellos. Tal vez no te hayas parado a mirar, a sentir tu cuerpo, a conocerlo. A continuación te ayudaremos un poco, pero no olvides que es fundamental que TÚ prestes atención a tu propio cuerpo.

Volver a menú

Aparato genital femenino por fuera

Aparato femenino externo
  • PUBIS: también llamado monte de Venus o monte púbico. Es la zona blanda y algo abultada, constituida por tejido graso, que se encuentra sobre el hueso púbico. Durante la pubertad, en el pubis empieza a crecer vello.
  • VULVA:
    • Los LABIOS MAYORES: a no ser que se abran las piernas, los labios mayores están juntos para proteger los genitales. Tienen tamaños y formas distintas en cada mujer. En la pubertad se cubren de vello.
    • Los LABIOS MENORES: son más finos que los labios mayores y no están cubiertos de vello. Varían mucho de color, tamaño y forma. Los labios menores están unidos por arriba, cubren el clítoris y son muy sensibles.
    • CLÍTORIS: es la zona más sensible de los genitales femeninos porque está repleto de terminales nerviosas. Consta de cabeza (el glande) y cuerpo. Sólo la cabeza es visible. Está hecho de un tejido que se hincha durante la excitación sexual. El clítoris es el único órgano del cuerpo que sirve sólo para el placer sexual, y suele ser necesario estimularlo para llegar al orgasmo.
    • ABERTURA VAGINAL: es la abertura de la vagina, y suele estar, en parte, cerrada por el himen.
    • HIMEN: es un trozo de mucosa elástica fina que tapa en parte la abertura vaginal. El himen puede tener diferentes formas, tamaños y grosores y, aunque casi todas las chicas nacen con él, es fácil que se rompa con las actividades cotidianas. El himen también puede romperse durante la penetración. Así que a lo mejor lo tienes o a lo mejor no.
    • MEATO URINARIO: situado entre el clítoris y la abertura vaginal. Es la desembocadura externa del aparato urinario.
  • PERINÉ: zona muscular que se extiende entre la vagina y el ano.
  • ANO: ese pequeño agujero arrugado del trasero es la abertura del recto, por donde las heces salen del cuerpo.

Volver a menú

Aparato genital femenino por dentro

Aparato femenino interno
  • VAGINA: por este canal, que va del útero al mundo exterior, salen la regla y los bebés en el momento del parto. Mide de 7 a 12 cms. Cuando no hay nada dentro, las paredes de la vagina se tocan. Es muy elástica, en parte porque sus paredes tienen muchos pliegues que se expanden y contraen para dar cabida a lo que sea (un tampón, un bebé, un pene, un dedo...) La vagina nunca está completamente seca. El factor humedad varía según el ciclo, lo desarrollada que esté la chica y la excitación sexual. Cuando te excitas, la vagina produce muchas secreciones y se nota mojada, lo que aporta lubrificación para la actividad sexual. Esta secreción permanente también hace que la vagina esté limpia y evita infecciones, ya que mantiene el PH ácido.

El tercio externo de la vagina tiene mayor sensibilidad que los otros dos tercios inernos, y en su cara anterior algunas mujeres localizan un área todavía más sensible conocida como punto G.

  • ÚTERO:

CUELLO UTERINO O CÉRVIX: es la parte inferior del útero. Comunica la cavidad uterina con la vagina a través de un canal muy estrecho, salvo durante el parto, cuando se ensancha lo suficiente para que el bebé pueda pasar. También impide que un objeto grande, como un dedo, un tampón o un pene, penetre en el útero. Por el cuello del útero sale la sangre menstrual y entra el esperma.

CUERPO DEL ÚTERO: el útero, o matriz, tiene la forma y el tamaño de una pequeña pera invertida, menos cuando la mujer está embarazada. Las gruesas paredes musculares del útero son muy elásticas y permiten que se haga mucho mayor para acomodar al feto. El revestimiento de la cavidad uterina, llamado endometrio, permite la anidación del óvulo fecundado y el inicio y desarrollo del embarazo. Si no se produce un embarazo, esta mucosa se renueva cada ciclo: si expulsión da lugar a la regla o menstruación.

  • TROMPAS DE FALOPIO: son dos conductos que comunican la parte superior de la cavidad uterina con los ovarios. Miden unos 10 cms. y tienen una especie de flecos en los extremos que rodean los ovarios sin estar pegados a ellos. Cada ciclo, tras la ovulación, la trompa correspondiente capta el óvulo, y si es fecundado lo conduce a la cavidad uterina para su anidación.
  • OVARIOS: son las glándulas sexuales femeninas. Tienen el tamaño y la forma de una almendra, y en ellos se encuentran los folículos primordiales, a partir de los cuales cada ciclo se formará un óvulo maduro. Desde la pubertad y hasta los 45-50 años se producen unas hormonas que viajan por la corriente sanguínea hasta los ovarios y hacen que cada mes los folículos liberen un óvulo maduro: esto es la ovulación. Los ovarios también producen las hormonas sexuales.

Volver a menú

Aparato genital masculino por fuera

Aparato masculino externo
  • PENE: tiene varias partes:
    • Tronco: la parte inferior del pene.
    • Surco del glande: el anillo de tejido entre el tronco y la cabeza.
    • Glande: la cabeza o el "capullo".
    • Frenillo: está bajo el glande, y sujeta el prepucio, es decir, la piel que cubre el glande si no hay circuncisión.
    • El prepucio es la piel que cubre la cabeza del pene. Cuando se produce la erección deja el glande al descubierto. Hay casos en los que la abertura final del prepucio no permite la salida del glande: se trata de la fimosis y se opera fácilmente.
    • Por el interior del pene discurre la uretra, conducto por el que pasan tanto la orina como el semen. La erección permite la introducción del pene en la vagina y que el semen se deposite en su fondo. En su interior el pene es similar a una esponja, de forma que cuando se produce la excitación sexual, la "esponja" se llena de sangre, produciendo la erección.
    • El surco, el glande y el frenillo están llenos de terminaciones nerviosas y son las zonas más sensibles del pene.
    • La piel que recubre el pene es bastante flexible para adaptarse al tamaño del pene erecto.
  • ESCROTO: es una bolsa que cuelga bajo el pene. Consta de una capa muscular revestida de piel muy sensible.
  • MEATO: es la abertura por donde salen la orina o el semen.

Volver a menú

Aparato genital masculino por dentro

aparato genital masculino interno
  • TESTÍCULOS: los dos testículos se encuentran dentro del escroto. Son muy sensibles. Producen los espermatozoides y la hormona sexual masculina.
  • CORDONES ESPERMÁTICOS: sujetan los testículos al cuerpo.
  • EPIDÍDIMOS: estructuras tubulares donde maduran los espermatozoides.
  • CONDUCTOS DEFERENTES: son la continuación de los epidídimos y comunican con las vesículas seminales.
  • VESÍCULAS SEMINALES: es donde se almacenan los espermatozoides maduros.
  • PRÓSTATA: glándula que rodea la uretra y produce el líquido prostático que en la eyaculación se une a los espermatozoides formando el semen.
  • La URETRA es un conducto que atraviesa el interior del pene, y que lleva la orina o el semen al exterior a través del meato. Una válvula del interior de la vejiga impide que el semen y la orina pasen por la uretra a la vez.

EL SEMEN o esperma es el líquido viscoso y blanco, expulsado mediante la eyaculación. En el semen hay:

  • Espermatozoides, 20% del volumen total; media de 100 millones/ml.
  • Líquido seminal, 60% del volumen.
  • Líquido prostático, 20% del volumen.

 

Volver a menú

Crecimiento y Sexualidad Cambios en las chicas

El aparato genital femenino no es tan "evidente" como el de los chicos, por lo que cuesta más conocerlo. Además, tradicionalmente se ha educado a las chicas en el pudor, por lo que puede dar algo de corte mirarse al espejo para intentar conocerse bien.

En el crecimiento de las chicas llega un momento en que el cuerpo cambia muy deprisa. Los cambios principales son los siguientes:

  • CAMBIO HORMONAL: los ovarios comienzan a producir las hormonas femeninas (estrógenos y progestágenos). Estas hormonas van pasando a la sangre, y cumplen su función, provocando una serie de modificaciones físicas que hacen que, poco a poco, el cuerpo de una niña se vaya transformando en el de una mujer adulta:
    • Aumento de estatura y peso.
    • Se forman los pechos.
    • Las caderas se redondean y la cintura se estrecha.
    • Aparece el vello en el pubis y en las axilas.
    • La piel se hace más grasa y puede aparecer acné.
  • APARICIÓN DE LA PRIMERA REGLA: con la pubertad, las chicas empiezan el ciclo de la ovulación y la menstruación, lo que significa que ya pueden quedarse embarazadas. A cada chica le llega en un momento distinto. La edad normal de la menarquia (tener la primera regla) es entre los 8 y los 18 años. La mayoría de las chicas empieza a menstruar entre los 11 y los 14 años. El ciclo puede tardar años en hacerse regular. La menstruación se tiene regularmente durante los siguientes 40 años, más o menos, excepto durante el embarazo y el amamantamiento.

La regla, o menstruación, es la salida de un flujo sanguinolento por la vagina. Concretamente, es el desprendimiento del endometrio, que es la mucosa que recubre la cavidad uterina, con el sangrado correspondiente y cuya cantidad es variable.

  • APARICIÓN DEL DESEO SEXUAL: es el momento en que se empiezan a vivir las primeras experiencias amorosas y sexuales. En muchos casos, es el momento en el que empiezan a aparecer los sueños y fantasías sexuales. Por esto precisamente, esta es la época en la que es más frecuente masturbarse.

Todos estos cambios, no siempre son fáciles de llevar: aparecen espinillas, el cuerpo se redondea -tranquila, no es que hayas engordado y, si has ganado unos kilos, no tiene por qué ser definitivo- y durante un tiempo ir a comprar ropa puede constituir una cierta tortura: parece que todo te siente mal o, cuando menos, raro. Cuando este proceso comienza, no hay más remedio que tener paciencia e ir conociendo y tomando cariño al propio "nuevo" cuerpo. Tranquilidad, una dieta sana y ejercicio físico te ayudarán a modelar tu cuerpo. Y para conocerlo, no tengas miedo ni vergüenza y ¡míralo! Las personas pasamos mucho tiempo mirándonos al espejo y, sin embargo, no siempre nos atrevemos a usar un espejo para conocer mejor nuestros genitales. Y, al fin y al cabo, ¡es una parte más del cuerpo!.

Volver a menú

Crecimiento y Sexualidad Cambios en los chicos

A medida que avanza la adolescencia, el cuerpo de los chicos empieza a cambiar:

  • CAMBIO HORMONAL: los testículos van formando cada vez más hormonas masculinas (los andrógenos, fundamentalmente la tetosterona). Y a medida que ésta alcanza niveles en la sangre influye en el desarrollo de todo el cuerpo:
    • Se crece rápidamente y aumenta la corpulencia: es el "estirón".
    • Se marca la nuez, y cambia la voz.
    • El cuerpo se cubre de vello, en las axilas, en la zona de la barba y el bigote, en el pubis, en el pecho, piernas y brazos.
    • Los testículos y el pene aumentan de tamaño. A medida que se completan sus funciones empieza a producirse el semen. Llega un momento en el que en el semen hay espermatozoides en cantidad y de calidad suficiente para que el chico sea fértil.
    • Aumenta la frecuencia de las erecciones y pueden darse poluciones nocturnas: eyaculaciones que se producen estando dormido. Todo esto es normal.
    • La piel se hace más grasa, y puede aparecer el acné.
  • SE PRODUCEN LAS PRIMERAS EYACULACIONES
  • APARICIÓN DEL DESEO SEXUAL, que conduce a las primeras experiencias sexuales y a tener muchas fantasías y sueños sexuales. Por esto, precisamente, esta es la época en la que es más frecuente masturbarse.

Como para las chicas, es importante que conozcáis vuestro cuerpo. Tenéis la ventaja de que vuestros genitales externos están más a la vista. Con un examen de vuestro cuerpo no sólo sabréis mejor cómo sois y cómo estáis cambiando, sino que también podréis comprobar que todo va bien. Además, de esta forma podréis comprobar que vuestra higiene es correcta. Vuestro pediatra o médico de familia os puede ayudar.

Volver a menú

¿Por qué se tiene la regla?

Esto es, más o menos lo que pasa cada ciclo (normalmente entre 21 y 35 días):

El ciclo comienza el primer día de sangrado y finaliza la víspera de la siguiente regla. La 1ª mitad del ciclo va desde el inicio de la regla hasta la ovulación y su duración es variable. La hipófisis segrega las hormonas FSH y LH que maduran un folículo, produciendo un óvulo que sale al exterior del ovario (ovulación). Estas hormonas también estimulan la secreción de las hormonas sexuales en los ovarios, que a su vez, modifican el endometrio preparándolo para una posible anidación, si el óvulo es fecundado en los días siguientes a la ovulación.

Ya estamos en la 2ª mitad del ciclo y si no hubo embarazo, el óvulo se desintegra y se produce la menstruación.

La mayoría de las mujeres no nota cuando ovula aunque algunas pueden sentir molestias o punzadas en estos días.

La menstruación puede durar entre 2 y 8 días y la cantidad es variable. En algunas mujeres las reglas a veces son dolorosas (dismenorrea) y otras no tienen molestias.

Los días previos a la menstruación pueden notarse una serie de cambios conocidos como Síndrome Premenstrual: irritabilidad, ansiedad, sensibilidad, tensión mamaria, retención de líquido..., que al igual que la dismenorrea pueden necesitar tratamiento.

Volver a menú

No pierdas

Actividades

Dónde estamos

Centro Municipal de Información Xuvenil (CMIX) Fórum Metropolitano

  • C/ Río Monelos, s/n, 15006 A Coruña
  • Tel.: 981 184 294
  • Fax: 981 184 295
  • Email: cmix@coruna.es
  • Horario: de lunes a viernes, de 10 a 14 y de 17 a 20 h. Sábados, de 11 a 14 h
  • Horario de verano: cerrado los sábados
  • Agosto: de lunes a viernes, de 09.30 a 14.30 h
  • Servicio de orientación legal: de lunes a jueves, de 17 a 20 h
  • Ayuntamiento de A Coruña
    • Ayuntamiento de A Coruña | Concello da Coruña.
    • Plaza de María Pita, 1. 15001 A Coruña.
    • 981 184 200 | 010
¡Tienes un navegador demasiado antiguo!

Lo sentimos pero tu navegador es muy antiguo para poder mostrar esta página. Debes de actualizarlo o usar un navegador compatible. Hemos optimizado esta web para Google Chrome, Mozilla Firefox, Safari y Microsoft Internet Explorer 10 o superior. Instalar ahora un navegador compatible

?