Ayuntamiento de A Coruña

Ayuntamiento de A Coruña

Coruña Sostenible

Concejalía de Medioambiente y Sostenibilidad

Separación en origen

Plan de Residuos

La filosofía de la recogida selectiva de residuos en A Coruña es la de la recuperación y el reciclaje, es decir, la posibilidad de incorporar al ciclo de consumo determinados materiales contenidos en los residuos urbanos.

La decisión final del modelo de recogida selectiva depende de cada municipio, en el caso de A Coruña se ha optado por un modelo complementario al impulsado por la administración autonómica. Esta decisión no sólo tiene influencia en el resultado de la fase de recogida, sino que condiciona el resto de operaciones que integran un programa de reciclado.

Los residuos seleccionados para separar en origen son los siguientes:

  • Orgánico.
  • Inorgánico.
  • Papel-Cartón.
  • Vidrio.
  • Otros.

Volver a menú

Orgánico-Inorgánico-Papel-Vidrio-Pilas

Orgánico e inorgánico

Un Plan de Residuos como el del Ayuntamiento de A Coruña se basa en la colaboración ciudadana. El primer y más importante paso se realiza en cada uno de los hogares. De esta forma cada uno de nosotros se convierte en un gestor a partir del cual se desarrolla todo el plan.

La primera selección se realiza en el ecocubo. Durante la primera fase del plan, el Ayuntamiento repartió más de 90.000 ecocubos, uno por cada núcleo familiar con el objetivo de facilitar la separación.

El ecocubo dispone de dos compartimentos separados, cada uno de los cuales se destina a un tipo de residuos. ¿Por qué esta separación? Casi la mitad de nuestras basuras domésticas, el 44 % en peso, es materia orgánica. De ahí la importancia de disponer de una bolsa específica para ella.

Esto es materia orgánica: restos de alimentos como pan, fruta, verduras, espinas de pescado, huesos, cáscaras de huevo, etc. También pañales usados o alimentos caducados, pero sin los envases.

El resto de la basura deberá depositarse en el segundo compartimento del ecocubo, el de la materia inorgánica. Por ejemplo: latas, tetra bricks, envases de plástico, etc.

Recuerda que para el papel y para el vidrio existen contenedores diferentes y también se deben separar.

Aunque el ecocubo es una herramienta muy útil y nos ayuda en esta labor, no es imprescindible y cualquier bolsa, mejor si es reciclable, sirve para el mismo propósito.

Estas bolsas se depositan posteriormente en los contenedores de las calles. Los dos contenedores aparecen juntos. El verde, más pequeño, es para la materia orgánica. Aunque su proporción en peso es mayor, su volumen es menor. Está identificado con la leyenda "Deposita aquí solo tus restos de alimentos". Es importante que la selección sea adecuada, ya que de ello dependerá la calidad del compost final.

El contenedor grande, semejante al habitual, es para los residuos inorgánicos. Lo distinguirás por la tapa de color amarillo .

Papel-Cartón-Vidrio

Una parte importante de los residuos de nuestro hogar corresponde a papel y cartón, casi un 21 % en peso, mientras que el vidrio representa un 7 %. Ambos materiales tienen una elevada capacidad de reciclaje, que en el caso del vidrio alcanza el 100 %.

El material que se deposita en los contenedores debe ir limpio de cuerpos extraños, como tapones, chapas, etc en el caso del vidrio o espirales metálicas o plásticos en el caso del papel.

En toda la ciudad se disponen las denominadas Islas Verdes cada una de las cuales cuenta con un contenedor de papel-cartón y otro de vidrio en diferentes tipologías, siendo cada vez más habituales las que se encuentran instaladas por debajo del terreno (semisoterrados y soterrados). Estos consiguen:

  • Menor impacto visual

  • Ausencia de olores

  • Compactación del papel-cartón por su propio peso

Pilas

La energía portátil: Los primeros diseños de pilas, de hace más de 200 años, se fueron transformando hasta convertirse en las actuales pilas, de alta potencia y máxima duración, capaces de proporcionar energía portátil en cualquier situación y lugar.

Su gran virtud es la autonomía energética que son capaces de proporcionarnos, para utilizar desde linternas o radios hasta marcapasos para corazones. Una energía portátil para todas las ocasiones.

Una energía que nos cuesta cara: La autonomía que las pilas nos ofrecen para utilizar una gran diversidad de aparatos en donde queramos no es gratuita. Su gran versatilidad tiene algunas contrapartidas que debemos conocer cuando las utilizamos.

Coste económico: la electricidad que genera una pila es hasta 450 veces más cara que la que se produce en la red eléctrica.

Coste ambiental: los componentes químicos de las pilas pueden resultar muy contaminantes si no se les da el tratamiento adecuado una vez agotadas.

Una familia complicada: En el mercado disponemos de una gran variedad de pilas que a veces nos hace difícil escoger las más adecuadas según el uso que les queramos dar: pilas botón, pilas salinas, pilas alcalinas, pilas verdes, pilas recargables...

El ayuntamiento dispone de más de 1000 puntos de recogida de pilas distribuidos en establecimientos públicos y privados de nuestra ciudad, que permite recoger cerca de 20.000 Kg cada año, que junto con los que se recogen por otros sistemas de gestión, como RECICLEA Y SIG ECOPIL totalizan más 28.000 Kg/año en nuestra ciudad, lo que nos pone a la cabeza de la urbes mundiales en % de recuperación, con cerca del 45% en relación con el total consumido.

Nunca tires las pilas a la basura. Deposítalas en los contenedores de recogida selectiva que hay para ellas.

Para aclarar cualquier duda sobre:

  • Recogida selectiva de pilas.

  • Solicitar contenedores para ser establecimiento colaborador.

  • Retirada o sustitución del contenedor.

  • Vaciado de los contenedores llenos, etc.

Ponte en contacto con el teléfono de atención ciudadana: 010.

Catálogo de Contenedores (725 KB)

Otros contenidos relacionados

Volver a menú

Residuos especiales

Además de las recogidas habituales de los diferentes tipos de residuos que seleccionamos en los domicilios, el Ayuntamiento realiza la retirada de otros residuos y recogidas especiales, con carácter gratuito.

Polígono Industrial

En los polígonos industriales además de la recogida de orgánica e inorgánica común al resto de la ciudad, se lleva a cabo un servicio de recogida puerta a puerta de cartón y plástico de embalajes en días alternos, por las mañanas.

Mercados y Abastos

La recogida de estos centros se realiza por las tardes durante todos los días, de lunes a sábado, con un camión compactador que separa los residuos orgánicos e inorgánicos. En la actualidad se efectúa también una recogida de subproductos de origen animal (sandach), principalmente restos de carne y pescado en contenedores independientes con camiones específicos, que son lavados y desinfectados todos los días. El destino final de estos residuos es la transformación en harinas de pescado y carne.

Hostelería y Comercio

La recogida de papel y cartón se realiza martes, jueves y sábados por la mañana, a partir de las 10:00 horas. Son multitud los establecimientos adheridos a esta iniciativa que solo pone como condición que los cartones procedentes de embalajes sean bien colocados para su recogida.

El vidrio se pasa a retirarlo los lunes, miércoles, viernes y domingos, a partir de las 9:30 de la mañana. Para este fin se han entregado contenedores de 5 litros a los establecimientos colaboradores, principalmente de la zona con mayor actividad hostelera.

En Navidad y verano se realiza un refuerzo de la recogida de tarde en la zona centro para la hostelería.

Muebles y Enseres (voluminosos y RAES)

Los voluminosos son un problema muy importante para casi todas las ciudades. A diferencia de otros Municipios, en A Coruña se hace una recogida diaria de estos materiales mediante camiones compactadores.

Los RAES (Residuos de Aparatos Electrónicos) tienen una recogida diferenciada en camiones de caja abierta para facilitar su posterior reciclaje.

El sistema empleado en es el de aviso al teléfono de atención ciudadana 010. Si la llamada se realiza antes de las 13:00 la retirada se hace el mismo día, si no al día siguiente para poder organizar la ruta.

Otras Recogidas

Todavía quedan otros residuos urbanos y materiales asimilables que deben incorporarse al plan de recogida para que no sean abandonados sin control. Algunas de estas recogidas son:

  • Animales muertos: funciona por aviso al 010. El año 2002 entra en funcionamiento el horno crematorio de animales.
  • Vehículos abandonados: En colaboración con el Departamento de Transportes, se entregan a un gestor autorizado.
  • Deyecciones caninas: Se realiza su recogida en la vía pública por vehículos especiales dotados de aspirador.
  • Residuos procedentes de la limpieza de las playas: Recogida que se realiza con maquinaria específica.
  • Residuos procedentes de podas, maleza y zonas verdes: Actualmente ya existe un contenedor en Ciudad Jardín para estos restos.
  • Vertidos incontrolados ocasionales.

Información puerta papel cartón comercial

Información ruta vidrio puerta a puerta

Volver a menú

Convenios

Para la mejora continua en la gestión de los residuos, el Área de Medio Ambiente ha iniciado la firma de una serie de convenios con los principales productores de la ciudad, principalmente del sector comercial y hotelero, para mejorar y dar facilidades en la gestión de sus residuos..

Hasta el momento, se han firmado convenios con las grandes cadenas de supermercados, hoteles, y polígonos industriales.

Volver a menú

Manifiesto

MANIFIESTO CONJUNTO DE LAS ENTIDADES MUNICIPALES CON MODELOS ALTERNATIVOS A LA RECOGIDA SELECTIVA DE RESIDUOS DE ENVASES LIGEROS

La próxima aprobación de la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados, así como del Real Decreto de Envases y Residuos de Envases, pretende sentar las bases definitivas de la economía circular a través de la legislación básica en materia de residuos, así como contribuir a la lucha contra el cambio climático y proteger el medio marino.

Bajo este marco se reclama una gestión eficiente de los residuos, atendiendo a su prevención en primer término, así como procurando la simplificación de procedimientos hacia una menor dependencia de recursos y un menor impacto en el medio. Esto se antoja especialmente importante para los residuos de envases, cuya prioridad ha de ser la prevención y reutilización, y su fin último, su conversión hacia otros materiales de segunda generación mediante su reciclaje efectivo.

Dadas las bajas ratios de recuperación y reciclaje actuales, es necesario fortalecer las medidas y mecanismos que contribuyan a alcanzar los objetivos propuestos a nivel comunitario. No sólo atendiendo a una recogida separada de materiales, sino posibilitando la contribución de otras alternativas que han demostrado su eficiencia desde hace años. Este último escenario no estaría imposibilitando su recuperación final en planta ni una reducción de su calidad, sino incluso todo lo contrario, ya que, según datos obtenidos a partir de la última memoria publicada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, se estarían recuperando en planta 38 kilos por habitante y año de envases en los sistemas que integran este documento, frente a los 9 kilos en el modelo convencional de recogida en contenedor amarillo.

A este respecto, el Proyecto de Ley no determina una única modalidad para llevar a cabo la recogida separada de las distintas fracciones de los residuos, indicándose que deberían adaptarse a las circunstancias de cada entidad local, teniendo en cuenta los modelos de éxito comprobado. Aun así, en ambas disposiciones, así como en una reciente nota informativa del propio Ministerio, se restringe esta posibilidad, derivándose al cumplimiento de determinados preceptos relacionados con su viabilidad técnica, económica y ambiental. De esta manera, se estaría limitando la potencial captura de los residuos de envases a un sistema único de recogida.

Se considera que este planteamiento coarta las posibilidades de distintos sistemas de gestión que actualmente operan en el territorio nacional, como son los focalizados en la segregación orgánico-resto, denominados "húmedo-seco", "residuo mínimo" u otras variantes. Comparten la segregación selectiva de la fracción orgánica (y específica de papel-cartón y vidrio), paralelamente a la recogida de la fracción inorgánica multimaterial. Al margen de este esquema, se encontraría la Mancomunidad de Montejurra, que cuenta con una recogida separada para residuos orgánicos y envases+materiales, además de hacer habilitado un quinto contenedor para los pañales y otros.

El conjunto de todos estos sistemas se encuentra actualmente implantado en territorios de Galicia, Navarra, Cataluña y Andalucía, integrando a un total de 1 millón de habitantes, que desde hace años gestionan sus residuos municipales bajo esta concepción, obteniendo resultados muy satisfactorios, percibido positivamente por la población, con un reducido impacto ambiental y unos costes contenidos.

Si bien en algunos casos puntuales este esquema presenta ligeras variaciones (por ejemplo, la adaptación a una recogida puerta a puerta en Torrelles de Llobregat o la ya comentada en los municipios de la Mancomunidad de Montejurra, así como el control de accesos al contenedor en otros casos), se comparte una meta común, como es la recuperación de biorresiduos de una calidad óptima. 

A la par, se están recuperando envases en un contenedor (o bolsa), que, sin ser exclusivo, es capaz de captar la práctica totalidad de los residuos de esta tipología generados, resultando en una garantía de recuperación en planta, fin último que se pretende. En ese sentido, los resultados alcanzados son manifiestamente superiores al modelo general de recogida selectiva en contenedor amarillo, compartiendo la calidad alcanzada para posibilitar su reciclaje.

La consecuencia de alterar este modelo hacia la convergencia a otro estándar para todos los territorios restaría, sin duda, unas capacidades que hasta el momento se han revelado como muy positivas. Se dejarían de observar unas estrategias de gestión locales que, implantadas en su momento, respondían a las necesidades y características de los territorios en cuestión, cuyo planteamiento se basaba en la sostenibilidad, la responsabilidad del productor y la racionalización de recursos. El resultado es que ese esfuerzo está contribuyendo a alcanzar los objetivos pretendidos a nivel estatal, de los que depende, incluso, la financiación de los Fondos Europeos a medio plazo.

Con todo ello, este documento pretende elevar la voz hacia el papel que juega un sistema que se presenta como viable en el contexto actual y futuro, atendiendo a los principios formulados y los condicionantes que se definen en la normativa. En síntesis, se quieren trasladar las siguientes cuestiones, al objeto de que sean consideradas para garantizar la supervivencia de este modelo de gestión:

  1. El reconocimiento del modelo "húmedo-seco", "residuo mínimo" y sus variantes, como una realidad válida y compatible con el sistema convencional regido por la recogida selectiva multimaterial de residuos de envases.
  1. La valoración razonada de las distintas alegaciones presentadas por las distintas entidades aquí representadas en los períodos de consulta preceptivos para los anteproyectos de los textos referidos.
  1. La introducción de las modificaciones que proceda, a la vista del punto anterior, para dar cabida a este planteamiento de una forma equivalente o complementaria al de la recogida separada de materiales.
  1. En relación con el punto anterior, explícitamente, el reconocimiento de la necesidad de sufragar todos los costes implicados en la recogida de los residuos de envases a través del contenedor (o bolsa) destinado a la fracción inorgánica, siempre que se limite esta fracción a la recogida de residuos de naturaleza no peligrosa. Deberán ser asumidos de forma inmediata, según determina la Directiva de Residuos, por los sistemas de responsabilidad ampliada (y por extensión, por los productores de productos), quedando reflejados en el primer convenio con las administraciones públicas respectivas que se establezca.
  1. La asunción, para cualquier sistema de segregación y recogida, de la necesidad del cumplimiento de los requisitos que se contemplan en la propia Directiva 2018/851/CE para considerar que una recogida de residuos de envases es viable, incluyendo también la referida a la separación selectiva en contenedor amarillo.
  1. Habilitar la posibilidad, en el caso de que este modelo no se considere finalmente viable para la recuperación de plásticos de un solo uso, de recuperar estos materiales a través de un SDDR (como estaría previsto en el Proyecto de Ley), considerando entonces el contenedor inorgánico como medio selectivo para el resto de materiales, tal y como ocurre en la actualidad.

Y para que quede constancia, a los efectos oportunos, elevamos este manifiesto, que suscriben todos y cada uno de los integrantes que se citan a continuación:                               

Ayuntamientos: 

  • A Coruña (Galicia)
  • Córdoba (Andalucía)
  • Torrelles de Llobregat (Cataluña)
  • El Papiol (Cataluña)
  • Molins de Rei (Cataluña)
  • Corbera de Llobregat (Cataluña)
  • Castellbisbal (Cataluña)

Mancomunidades:

  • Concellos da Serra do Barbanza (Galicia)
  • Montejurra (Navarra)

Consorcios:

  • As Mariñas (Galicia)

Manifiesto suscrito en fecha 17 de diciembre de 2021

Manifiesto en pdf (50 KB)

Volver a menú

Separación de Residuos

¿Qué te parece esta sección?

-101-101-101

Síguenos en

¡Tienes un navegador demasiado antiguo!

Lo sentimos pero tu navegador es muy antiguo para poder mostrar esta página. Debes de actualizarlo o usar un navegador compatible. Hemos optimizado esta web para Google Chrome, Mozilla Firefox, Opera, Safari y Microsoft Edge. Instalar ahora un navegador compatible

Iniciar sesión