Uso de cookies en las páginas web del Ayuntamiento de A Coruña

En las páginas web municipales utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o conocer como cambiar la configuración, en nuestra página de "Normas de uso".

Castro de Elviña

  • Compartir
  • Añadir a mi móvil | 
  • Imprimir
Alfarera

Ilustración de David Sánchez, CC-BY.

Las alfareras

Con las cosas de comer no se juega

Existen objetos a los que, en principio, podemos no darle mucha importancia, pero que resultan fundamentales en el desarrollo diario de nuestras vidas, como aquellos que nos permiten cocinar, guardar la comida o la bebida.

La cerámica se convierte en un elemento cotidiano para las personas desde el Neolítico. Para el trabajo de la cerámica durante la época castreña podemos pensar que la forma de fabricarla sería, en cierta medida, similar al que conocemos para épocas históricas e incluso para el caso de la cerámica popular o tradicional.

El primer paso para la elaboración de una pieza de barro sería conseguir la materia prima básica, que es la arcilla. Para su obtención se recurriría a la excavación en las denominadas barreras, utilizando algún elemento punzante para su obtención. Lo lógico es que se utilizaran herramientas semejantes a las utilizadas para los trabajos agrícolas, cargando el barro en cestas con las mismas herramientas.

Una vez transportado el alfar, se colocaría sobre un cepo, probablemente de madera, y se desharía con ayuda de diferentes útiles de trabajo. Así se apartan también los deshechos (raíces, piedras gruesas y arenas) que perjudican la consistencia de la pieza.

Después, la arcilla se guarda en un espacio húmedo y sombreado y, cuando estuviese curtido, se amasaría. El amasado del barro, convenientemente humedecido, se hace con las manos, los pies descalzos o con mazos en el suelo sobre una piedra lisa para ser cocida finalmente.

Desde el punto de vista técnico, en la Edad del Hierro se utiliza el torno bajo, que permitía elaborar piezas de mayor tamaño que en épocas precedentes y más o menos uniformes. Consistía en una rueda horizontal que se hacía girar con la mano sobre un eje central. En época romana, con la introducción del torno rápido o de pie, las piezas conseguirán una mayor uniformidad, calidad y delgadez en las paredes. Además de la arcilla, los otros componentes básicos para elaborar cerámica son la madera, con la que calentar los hornos, y el agua para tratar el barro.

Las formas castreñas irán fundamentalmente desde ollas de perfiles sinuosos a jarras, aumentando considerablemente el abanico tipológico con la llegada de Roma.

Los indicios apuntan a que sería una actividad realizada principalmente por mujeres, de forma especializada, pero como actividad complementaria a las tareas diarias.

Horario de verano

(1 de julio - 30 de septiembre)

Sábados y domingos a las 12.00 h

Jueves del mes de julio (excepto festivos) a las 20.30 h

Horario de invierno

(1 de octubre - 30 de junio)

Domingos a las 12:00 h

Contacto

Museo Arqueológico e Histórico Castillo de San Antón

981 189 850

Llamadas locales 010 / 981 184 278

  • Ayuntamiento de A Coruña
  • Deputación da Coruña
  • Museo arqueolóxico e histórico Castelo de San Antón
¡Tienes un navegador demasiado antiguo!

Lo sentimos pero tu navegador es muy antiguo para poder mostrar esta página. Debes de actualizarlo o usar un navegador compatible. Hemos optimizado esta web para Google Chrome, Mozilla Firefox, Safari y Microsoft Internet Explorer 10 o superior. Instalar ahora un navegador compatible

?